lunes, 3 de diciembre de 2012

Palacio de la Salina



Situado en la c/ de San Pablo a 796,8 m de altura sobre el nivel medio del Mediterráneo en Alicante, nos encontramos con Palacio de la Salina de estilo renacentista del plateresco, construido en el año 1538 por Rodrigo Gil de Hontañón junto a Martín de Sarasona para la familia de Rodrigo de Messía Carrillo y doña Mayor de Fonseca y Toledo, señores de La Guardia por lo cual también se le conoce como Palacio de don Rodrigo de Messía o de Fonseca. El primogénito del matrimonio, Gonzalo Messía Carrillo, heredó el 17 de agosto de 1549 la mayoría de los bienes, pero la madre quiso legar a su segundo hijo, Juan Alonso de Fonseca este palacio. Por esta causa en la fachada aparece el escudo de los Fonseca y el palacio también es conocido como Palacio de Fonseca.
 

Fachada
Fachada del Palacio de la Salina
El palacio posee una airosa fachada, patio con arcos, capiteles y ménsulas de gran interés. Su entrada abierta que permite ver a través de un arco de medio punto el patio interior y sus arcos mixtilíneos.

La fachada tiene tres cuerpos separados por impostas. El inferior, tiene cuatro arcos de medio punto, uno de ellos más pequeño, apoyados en columnas y con medallones de excelente factura en las enjutas. En el siglo XIX se pusieron las rejas que hoy se pueden ver cerrando cada arco. El segundo tiene tres ventanas enmarcadas en columnas estriadas y con un medallón central y figuras vegetales, humanas y animales. El tercero es una galería de ocho arcos, similar al del Palacio Monterrey.


Interior del Palacio de la SalinaEntramos despues en un amplio zaguán con un arco de medio punto rebajado, donde aparecen dos medallones con los rostros de sus dueños que iniciaron la reforma en 1538 añadiendo esta parte tan antigua a la de nueva creación.

En la parte izquierda según se entra, vemos un pórtico formado por siete arcos de medio punto con unos capiteles platerescos, aunque sólo tres son del s. XVI, los demás pertenecen a la reforma del XIX llevada a cabo por Secall en 1880, pero en ellos pueden observarse las figuras de dos indios que son fieles reproducciones de la vestimenta de los indios que debían causar tanta expectación en la época. En el centro hay un pozo cubierto con metacrilato que nos deja entrever un antiguo pozo de sal.

Patio Interior
Arcos del patio interior
La parte derecha según se entra, la parte norte, destaca por sus dieciséis originales ménsulas triangulares que sustentan la galería y por las figuras que en ellas se encuentran, que han dado mucho de qué hablar sobre quién era quién, o qué querían representar.

En el patio hay una doble galería al fondo con tres arcos de contracurvas en el inferior y 3 arcos mixtilíneos rebajados que es la más antigua que se recuerda en Salamanca.



Existe una leyenda, según la cual el arzobispo Alonso de Fonseca‎ y Ulloa fue a Salamanca a un concilio diocesano acompañado de su amante gallega Juana Pimentel "La Salina". El obispo trató de que las diferentes familias nobles de la ciudad le ofrecieran cobijo durante su estancia, pero las de los apellidos relevantes le negaron la entrada en sus casas, por su compañía. El arzobispo se enfadó tanto que decidió hacer construir el Palacio de la Salina con una decoración interior que representa a los principales nobles de Salamanca de forma monstruosa.
 
Otra leyenda relativa al edifico es que el nombre de palacio se debe al marquesado de Salinas.
 
Pero en realidad debe su nombre a haber sido sede del Estanco de la Sal (hasta 1880) y su disposición, abierta a la calle, demuestra que es un edificio construido desde sus inicios para ser público y no destinado a residencia.

La Diputación de Salamanca lo compró en 1881 por 65.000 pts. en dos plazos. Y desde 1884 es la Sede de la Diputación de Salamanca.

En verano suele haber conciertos por la noche, que son muy agradables, y durante todo el año hay exposiciones para el público que pasa por allí. Y si no hay nada, no importa, porque entrar y disfrutar de cada detalle, en cada rincón, es igualmente placentero.

1 comentario:

  1. Me encanta el detalle de la altitud. ¡Qué gracia!

    ResponderEliminar

Tu mensaje aparecerá en un momento.
Gracias por leer, compartir y comentar.